UEES educacion

04 Apr 2022 - educacion, sociales

El TEA (Trastorno del Espectro Autista) se expresa en un conjunto de peculiaridades, de comportamientos observables desviados en relación a esos mismos en el desarrollo típico del ser humano, dentro de dos ámbitos o dimensiones: la comunicación e interacción social en diferentes contextos y la presencia de patrones restrictivos y repetitivos de intereses o actividades (Tamarit, Aranda, Escribano y Garrido, 2013). 

Su expresión puede ser muy diferente en forma de un espectro de manifestaciones y su inicio ocurre generalmente en la primera infancia, pero los síntomas pueden no manifestarse plenamente hasta más adelante, cuando las demandas sociales superan a las capacidades (CIE 11, 2018).

“La detección e identificación oportuna de los niños y niñas con riesgo de autismo, tiene como propósito remitirlos tan pronto como sea posible a una evaluación diagnóstica completa y que pueda acceder a las intervenciones que requiere.”

Entre los falsos mitos relacionados con los TEA destacan los siguientes:

• El autismo es una enfermedad. 

• El autismo se puede curar. 

• La falta de cariño de los progenitores puede provocar autismo. 

• Las vacunas pueden causar autismo. 

• Las personas con TEA no se comunican. 

• Los TEA llevan asociada una discapacidad intelectual. 

• Las personas con TEA tienen “habilidades especiales”.