fbpx

Por: Máryori Alvarado de Mejía maryori.alvarado@uees.edu.sv

(Decana Facultad Ciencias Empresariales y Económicas Universidad Evangélica de El Salvador)

La innovación es un cambio que introduce novedades. Y se refiere a modificar elementos ya existentes con el fin de mejorarlos o renovarlos, por tanto, el término debe ser visto como un proceso y no como un conjunto de actividades para que ésta contribuya al desarrollo de las empresas. Ello ayudará en gran medida a la creación de una cultura innovadora y de creatividad.

 

La innovación puede ser algo más que el gasto en investigación y desarrollo. Las empresas necesitan, asimismo, desarrollar unas condiciones organizacionales conducentes y generadoras de un esfuerzo innovador. Por lo que la innovación es también un esfuerzo sistemático que necesita de la existencia de procesos y herramientas adecuadas para su desarrollo.

 

Hoy en día para crear, posicionar y mantener en el tiempo un negocio es necesario hablar de la innovación. La innovación no es una opción, es una necesidad para sobrevivir y prosperar en un entorno cada día más competitivo y global, donde la velocidad de aparición de nuevas soluciones a los problemas cotidianos se incrementa día a día. Nuevas tecnologías de producción, de comunicaciones, redes sociales, tendencias sociales, etc. nos ofrecen nuevas oportunidades para modificar nuestro valor en la oferta y, con ello, competir de forma más adecuada.

La innovación en los negocios es la clave para ser competitivos en este mercado dinámico.

Todas las empresas de una u otra manera innovan, ya que la continuidad hoy en día depende de ello, sin embargo, pocas empresas son conscientes que lo hacen. Por tanto, se necesita implantar sistemas de vigilancia que respondan a la identificación de fuentes de información, su transformación en conocimiento útil y la difusión o distribución del mismo.

La mayoría de las organizaciones asumen que se enfrentan a la amenaza de algún tipo de disrupción. Algunas empresas han empezado a darse cuenta incluso que, debido a que la ventaja tecnológica se reduce cada año, quedarse quieto significa quedarse atrás. De ahí el interés por la innovación, para no ser el segundo o tercer plato de nuestros clientes. Pero si se hace bien, la innovación requiere un proceso riguroso. Generar ideas es el primer paso, pero lo más difícil es priorizar, categorizar, recopilar datos y probar.

 

Como Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales trabajamos la innovación en todas nuestras carreras, desarrollando las últimas tendencias en cuanto a herramientas y competencias que deben adquirir y conocer nuestros estudiantes de tal forma de prepararlos para que sean más competitivos en el mercado. Una muestra de ello es que contamos con una Bolsa de Empleo para nuestros estudiantes que los prepara y les facilita su inserción laboral, brindando diferentes asesorías y talleres prácticos para posicionarse mejor en el mercado.

Como universidades estamos llamadas a actuar como nodos educativos que guiarán a los estudiantes en su camino durante toda su vida y es por ello que les ofrecemos diferentes elementos que complementan su formación académica, no solo desarrollando sus habilidades duras, sino también sus habilidades blandas que son las que van a prevalecer en un futuro.

Como Facultad trabajamos para proporcionar a nuestros graduados programas pertinentes de acuerdo a las demandas laborales para que nuestros profesionales cuenten con las competencias necesarias en esta nueva era digital.